En el marco de los bioestimulantes, los microorganismos endofíticos en la agricultura, vienen siendo motivo de estudio, especialmente por sus múltiples perspectivas de implicación en la mejora del desarrollo vegetal y productivo de las plantas.

Endofto, etimológicamente ‘dentro de la planta’ y phyton ‘planta’, componen el término endofíticos que propuso Heinrich Anton de Bary en 1866 para describir a hongos que viven en el interior de las plantas. De origen alemán, fue cirujano, botánico, microbiólogo y micólogo, considerado fundador del estudio de las enfermedades vegetales o fitopatología y pionero en el estudio tanto de los hongos como de las algas.

Si bien, el término se refería inicialmente a cualquier organismo que colonizara el interior de los tejidos de las plantas, fue sobre 1995 cuando se restringió, en especial, a microorganismos como bacterias y a hongos, siempre que no provocasen daños aparentes a las plantas hospederas.

En la actualidad, el interés por los microorganismos endofíticos ha aumentado enormemente debido a que son productores de metabolitos secundarios novedosos y con diversas actividades biológicas, permitiendo a la industria formada por las empresas especializadas en la formulación de productos agronutricionales, bioestimulantes y de biocontrol, incorporarlos a sus programas de I+D+i.

Como consecuencia directa de esto, en poco tiempo se irá ampliando la incorporación al mercado de novedosos productos, componiendo un catálogo de herramientas cada vez mayor a disposición del agricultor, con el que pueden conseguir mejoras en sus cultivos de forma más sostenible y saludable.

Cultivo de microorganismos endofíticos

Un sistema microecológico especial.

Los microorganismos endofíticos muestra una serie de beneficios importante en la interacción con la planta como son: factores como su estrecha relación hongo-planta, la capacidad de estimular la síntesis de importantes metabolitos secundarios, y la incidencia de estos en modificar los mecanismos de defensa de su planta huésped.

En el caso de los hongos endofíticos son una fuente potencial de metabolitos secundarios que, favorecen la absorción de nutrientes, promueven el crecimiento vegetal e incrementan la tolerancia vegetal al estrés causados por factores abióticos. Por ejemplo, incrementan la tolerancia a la salinidad, las altas temperaturas, la sequía, el estrés oxidativo o suelos ácidos.

Las bacterias endofíticas presentan un importante papel como promotoras de crecimiento vegetal y presentan un papel fundamental como biofertilizantes, así como aumentan la biodisponibilidad de nutrientes principales como nitrógeno, fósforo y potasio principalmente. Esta interacción tan especial entre planta–microrganismo, beneficia en eficiencia de estos procesos de nutrición complementaria y protege al mismo de este tipo de interacción de forma prolongada en el tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies