Abono

Según la Real Academia Española (RAE) en su vigésima segunda edición, matiza en su acepción séptima que un abono es una sustancia con que se abona la tierra.

Abono orgánico

En muchos países, las palabras abono y fertilizante se utilizan indistintamente, si bien esta última, adjetivo vinculado a la palabra fertilizar, es más apropiada para definir este tipo de productos.

También, según la definición de abono por el reglamento de abonos de la Unión Europea es la de “material cuya función principal es proporcionar elementos nutrientes a las plantas”.

Al margen de la matización, la palabra abono se emplea para definir cualquier sustancia orgánica o inorgánica que mejore la calidad del sustrato a nivel nutricional.

Los abonos pueden ser de dos tipos: orgánicos y minerales. Los primeros son generalmente de origen animal o vegetal, mientras que los abonos minerales son como su nombre indica, sustancias de origen mineral, producidas bien por la industria química o bien por la explotación de yacimientos naturales (fosfatos, potasa).

Volver al Glosario de términos útiles en agronutrición

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies